lunes, 9 de noviembre de 2009

Deterioro Rio Calzasanchas


COMUNICADO IULV-CA UTRERA: DETERIORO MEDIOAMBIENTAL DEL RÍO CALZASANCHAS


Si hablamos del Río Calzasanchas, sin duda alguna lo hacemos del principal curso hídrico de nuestra localidad, pero a tenor de lo que se puede observar en este enclave, podemos llamarlo de todo menos curso fluvial.

Tan sólo nos dice que estamos en las inmediaciones de un curso de agua las pequeñas poblaciones de cola de caballo (Equisetum ramosissimum), que habita en los márgenes de canales de riego así como en suelos muy nitrificados, seña inequívoca de un alto impacto humano o algún que otro ejemplar de achicoria (Cichorium intybus) o de zarzamora (Rubus ulmifolius), del que tan sólo se encontró un ejemplar y en un estado cuanto menos deplorable.

Y es este impacto humano el que más preocupa, puesto que más que un río, debemos hablar más de una escombrera, dado que en los márgenes del mismo encontramos residuos tales como colchones viejos, neumáticos, muebles y escombros de todo tipo y condición.

¿Estamos ante lo que podría ser un proceso agradacional? Obviamente y en términos geoedafológicos, no, pero sin duda alguna, si no se hace nada por la restauración total o parcial de los márgenes del río, llegaremos a un punto de no retorno.

No debe caer en saco roto las anteriores inundaciones del pueblo, cada una con sus particularidades, pero todas con un punto en común, el río se desborda por la cantidad de basura que se acumula en sus inmediaciones, lo cual tapona y obstruye el curso normal del mismo, y otro y no por ello menos importante, la no existencia en las inmediaciones del mismo de una vegetación de ribera constituida que retenga parte de esa agua que como consecuencia de éste déficit de vegetación, se convierte en aguas de escorrentía y por tanto, en un lodazal para la población de Utrera que vive en los lugares de inundación del río (otro gran error de las autoridades pertinentes, como es el construir en los lechos de inundación fluviales, que hacen que los habitantes de estas viviendas tengan un alto número de probabilidades de inundarse, con la posterior pérdida de los bienes inmuebles de los vecinos afincados en mencionada zona).

Es por ello que se ruega que se restaure con prontitud el lecho del río, para:

1) Hacer del río, propiamente eso, un río y no un acumulo de basuras que traerán como consecuencias la aparición de animales indeseados primariamente, y secundariamente la obstaculización del curso normal del río en caso de un eventual desbordamiento.

2) Mejorar la calidad de vida de los vecinos de Utrera.

3) Lograr la restauración del río. El río dispone de energía propia para lograr su restauración, nuestro esfuerzo debe centrarse en la eliminación de la causa de la degradación y perturbación



Asamblea Local IULV-CA Utrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario