miércoles, 4 de noviembre de 2015

LA PODA DE ÁRBOLES DE LA CORREDERA ES INEVITABLE.



Cada tres años hay que podar obligatoriamente toda la masa foliar de las cuarenta y cinco jacarandas de La Corredera por motivos de seguridad. 

Las jacarandas que embellecen La Corredera están siendo podadas en su totalidad desde mediados del mes de octubre. Dicha poda se hace habitualmente cada tres años porque el crecimiento de estos árboles genera problemas de seguridad en las viviendas colindantes y en los viandantes. Esta especie de árbol alcanza en su madurez hasta 25 metros de altura y hasta 16 metros de radio en la base troncal. Por lo tanto, en un futuro habrá que transplantar las jacarandas de La Corredera para buscarles un lugar más adecuado de acuerdo a sus peculiaridades. 

Desde que se comenzaron los trabajos de la poda se está regulando el tráfico de La Corredera, parándose el tráfico en un sentido cuando es necesario y siempre durante el menos tiempo posible. Asimismo también se prohíbe el estacionamiento de vehículos en los tramos en que se van a trabajar, para lo cual se avisa con varios días de antelación y en coordinación con la delegación de Seguridad Ciudadana. 

Carlos Guirao, el delegado de Parques y Jardines, ha señalado que “la delegación se ha volcado con carácter de urgencia en La Corredera. Queremos lanzar un mensaje de tranquilidad a los vecinos de las demás barriadas donde su masa forestal también necesita una poda. Tenemos un método de trabajo organizado y metódico según el cual no vamos a dejar ninguna barriada atrás”. En cuanto a la posible eliminación de las jacarandas ha declarado que “es una decisión que tarde o temprano tendremos que tomar, de momento tenemos unos años de margen para estudiar todas las posibles opciones. Cuando se decidió plantar jacarandas en La Corredera no se tuvo en cuenta el tamaño gigantesco que alcanza esta especie en su madurez”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario